Archive for the ‘Análisis’ category

Arranca la Copa Tuto Marchand

agosto 16, 2007

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local

Se acabó el pan de piquito.

Ahora sí Puerto Rico tendrá un verdadero fogueo y podrá darse cuenta si en realidad tiene opción de quedarse con una de las dos plazas directas para Beijing 2008 que comenzarán a discutir la próxima semana.

El jueves dará inicio la primera Copa Tuto Marchand en la ciudad capital de San Juan, con la participación de Argentina, Brasil, Canadá y el anfitrión Puerto Rico.

Los canasteros de estas cuatro selecciones serán, a menos que ocurra un cambio a última hora, las que estarán presentes en Las Vegas desde el próximo miércoles en el Pre-Olímpico.

Con Estados Unidos como amplio favorito para llevarse la medalla de oro del certamen continental y una de las plazas directas para los Juegos Olímpicos de 2008, entre argentinos, brasileños, canadienses y boricuas está, de acuerdo a los expertos, el otro que hará maletas para Beijing.

Los restantes tres tendrán que esperar hasta julio de 2008 para saber si estarán en la justa olímpica.

Por eso, y aunque es solo un fogueo, esta Copa es muy importante para los participantes para definir los detalles finales antes de partir a suelo estadounidense.

Todos los equipos presentan bajas muy sensibles que pudieran dar traste con sus planes olímpicos. Pero como siempre se dice, los que importan son los que están. He aquí los rosters de los equipos que dirán presente en la Copa dedicada al ex secretario de la FIBA Americas, el puertorriqueño Jenaro Tuto Marchand.

Argentina– el campeón olímpico no cuenta con sus estelares Emmanuel Ginobili, Andrés Nocioni, Fabricio Oberto, Juan Sánchez, entre otros. Pero los dirigidos por Sergio Hernández llegaron a San Juan con un quinteto que cuenta con Carlos Delfino y el delantero-centro Luis Scola. El resto de la selección gaucha la completan Pablo Prigioni, Antonio Porta, Paolo Quinteros, Federico Kammerichs, Matías Sandes, Leonardo Gutiérrez, Diego Lo Grippo, Román González, Martín Leiva y Juan Gutiérrez.

Definitivamente este no es la Argentina la cual estamos acostumbrados a ver, pero teniendo en sus filas a Delfino y Scola, hace que la esperanza se mantenga viva para los sudamericanos.

Brasil– Este es el favorito para llevarse la Copa Marchand y el segundo puesto del Pre-Olímpico. Pero una cosa es lo que diga el papel y otra lo que pase en la cancha. Pero al menos el papel impresiona: Maybyner Hilario (Nene), Murilo Becker da Rosa, Tiago Splitter, Marcus Vinicius Vieira (Marquinhos), Joao Paulo Batista, Guilherme Giovannoni, Marcelino Machado, Leandro Barbosa (Leandrinho), Alex García, Marcelo Huertas, Valter da Silva (Valtinho) y Wellington dos Santos (Nezinho).

Los dirigidos por Lula Ferreira al momento no cuentan con Anderson Varejao, quien no ha conseguido el permiso de los Cavaliers de Cleveland en la NBA, y con toda seguridad nunca lo consiga, quedando fuera del Pre-Olímpico.

Este equipo de Brasil es casi el mismo que estuvo en San Juan en el Pre-Olímpico de 2003. Para ese entonces era un grupo muy joven e inexperto. En el 2006 se comieron los niños crudos camino al Mundial e incluso por poco derrotan a Estados Unidos. Pero el Mundial de Japón fue otra historia. Veremos si los brasileños ya aprendieron de los duros golpes del pasado.

Canadá– Contrario a como irresponsablemente se venia anunciando, Steve Nash no estará con la selección canadiense. Nash lleva años retirado de la selección de su país, pero eso no pareció importarles a los organizadores de la Copa, quien tratando de coger de zángano al público, pusieron la imagen de Nash en las volantes del torneo. Ojo con eso, la gente no es tan tonta.

Los que si vienen por Canadá son Denham Brown, Jermaine Anderson, Carl English, Olu Famutimi, Dave Thomas, Rans Brempong, Andy Rautins, Aaron Doonerkamp, Steve Young, Samuel Dalembert, Levon Kendall, Vlad Kuljanin y Juan Méndez.  

El equipo dirigido por Leo Rautins es uno joven, ya que varios de ellos formaron parte de la selección canadiense medallista de bronce en el Mundial Sub 21 de 2005, y además participaron de los pasados Juegos Panamericanos de Río.

Ya no hay Nash que valga, el NBA canadiense lo es Dalembert. ¿Hará el centro lo que hizo Nash en el pasado? No lo creo, pero estaremos pendientes.

Puerto Rico– Los boricuas apenas se están recuperando del golpe de la no participación de Daniel Santiago, quien cogió el camino más fácil y decidió retirarse para que así no lo obligaran a jugar.

La plantilla boricua quedó compuesta por Carlos Arroyo, José Juan Barea, Filiberto Rivera, Larry Ayuso, Rick Apodaca, Carmelo Antronne Lee, Ángel “Buster” Figueroa, Peter John Ramos, Ricardo Sánchez, Ángelo Reyes, Héctor Valenzuela y Alex Falcón.  

La baja de Santiago, unido a la lesión de Manuel Narváez deja muy pequeño a Puerto Rico en las posiciones de hombres grandes. Caribe Basket fue una liga “pampers”, la Copa Marchand es una triple A. Aquí los boricuas tienen que rebotear para que los armadores implanten el juego rápido, una de las armas principales de los puertorriqueños. Hasta el dirigente boricua Manolo Cintrón tendrá que hacer el “boxing out” para ayudar a Ramos, Reyes y Sánchez.

Puerto Rico está muy sólido en las posiciones uno a la tres, pero es de todos conocidos la debilidad de los hombres grandes en el rebotes. Si no solucionan ese problema en San Juan, menos lo harán en Las Vegas.

Aunque Puerto Rico no pudo obtener la sede del Pre-Olímpico, al menos tenemos un aperitivo de lo que veremos en Las Vegas.

La Copa inicia con el partido de Argentina-Brasil (6:00 de la tarde), luego será el compromiso entre Puerto Rico y Canadá. El juego entre boricuas y canadienses irá en directo por radio por WKAQ Radio Reloj (580 AM) desde las 8:00 de la noche. Lamentablemente, otra vez la televisión local le dio la espalda a deporte, y los juegos serán transmitidos solamente por los sistemas de cable de Liberty, One-Link y Choice TV.

Anuncios

A diez años de la histórica plata mundialista

agosto 10, 2007

hourruitiner-d-santiago-newsimgbbccouk.jpg

Rolando Hourruitiner y Daniel Santiago fueron piezas claves en la medalla de plata del equipo Sub 22 en 1997,  gesta que cumple una década. (foto: newsimg.bbc.co.uk)

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local

Un día como hoy, hace una década, el 10 de agosto de 1997, un grupo de jóvenes canasteros pusieron el nombre de Puerto Rico bien alto en el Campeonato Mundial Sub 22 celebrado en aquel entonces en Australia.            

El equipo dirigido por Carlos Morales, acudió a dicha cita mundialista con la meta de estar entre los primero ocho del mundo, y para sorpresa de todos, la selección llegó hasta la final del torneo, en lo que se considera uno de los logros más importantes en la historia del baloncesto boricua.           

Parte de este equipo estuvo en el Mundial Juvenil Sub 19 que se celebró en 1995, en el cual Puerto Rico arribó en la décima posición.           

En 1996, un selecto grupo de baloncelistas, de los cuales se encontraban Edgar Padilla, Carmelo Travieso, Antonio Látimer, Sharif Fajardo, entre otros, se reunió para representar a Puerto Rico en el Pre-Mundial Sub 21, que se celebró en Caguas.            

A ese grupo se unió el centro Daniel Santiago, un nieto de puertorriqueños, que fue descubierto en Nuevo México, y quien aceptó representar la tierra de su abuelo, un ex pelotero.            

Con este grupo, Puerto Rico se llevó la medalla de plata del certamen panamericano, al caer solamente ante el favorito, Estados Unidos, que estaba siendo liderado por Tim Duncan, hoy estrella de la NBA con San Antonio, y por el escolta Paul Pierce, ahora con los Celtics de Boston.             

Entonces el equipo de Morales, asistido por Carlos Calcaño y Ángel López Panelli, partió a tierras  muy lejanas, tal vez, sin saber que estaban en camino a hacer historia.            

Puerto Rico fue acompañado en su grupo por China, Nueva Zelanda, Lituania, Yugoslavia y Estados Unidos. Uno pensaría que con triunfo ante chinos y neozelandeses sería suficiente como pasar a la ronda de cuartos de final.            

El primer juego (1 de agosto de 1997) fue un paseo, 126-47, fue el triunfo boricua ante China, con Padilla siendo el mejor anotador con 25 puntos. Los chinos contaban en ese equipo con el ahora centro de los Rockets de Houston en la NBA, Yao Ming.            

La segunda prueba (2 de agosto de 1997) era una bien dura: Yugoslavia. Pero como fue la costumbre, Puerto Rico siempre se lucía ante los yugoslavos, y esta ocasión no fue distinta, y haciendo recordar las grandes victorias boricuas ante equipos adultos de Yugoslavia, la selección juvenil venció 86-75 a los yugos. Látimer anotó 16 puntos, seguido por los 14 de Padilla, y los 13 de Fajardo.           

No hubo mucho tiempo para celebrar, ya que el 3 de agosto, el rival era otra potencia del basket europeo, Lituania. Pero eso no intimidó a los borincanos, camino a la victoria 96-89, gracias a los 29 puntos de Travieso (siete tripletas), y los 17 de Padilla, quien repartió cinco asistencias.            

Llovía y no escampaba. Después de un día de asueto, Puerto Rico volvió a la carga para medirse ante Estados Unidos, su némesis en 1996. Pero le desquite llegó, y Puerto Rico dejó en solo 26 puntos a la escuadra del Tío Sam, camino al triunfo de 74-69, con Fajardo siendo el mejor con 21 puntos. Aunque ya Tim Duncan era profesional, los estadounidenses tuvieron en su equipo a Andre Miller y Brad Miller, entre otros.     

El 6 de agosto de 1997, Nueva Zelanda fue el último rival de la fase clasificatoria, y con 12 puntos de Daniel Santiago, y 11 de Orlando Santiago, Puerto Rico ganó 70-59.            

Esta actuación llamó la atención de la televisión local, y por un acuerdo, el canal 7 se comprometió a transmitir el resto de los juegos de los boricuas, como presintiendo que pronto se iba hacer historia.

Sembrados como primero en su grupo, el 7 de agosto, los boricuas tuvieron que fajarse en cuartos de final ante España, liderado por Jorge Garbajosa, hoy día miembro del equipo campeón mundial adulto. Con 18 puntos de Látimer, quien apenas tenía 17 años para ese entonces, Puerto Rico consiguió el pase a la ronda de las medallas al vencer a los ibéricos 77-71.

La semifinal del 9 de agosto presentó una revancha de Puerto Rico ante Yugoslavia. Todo parecía que los yugoslavos se iban a desquitar al tener ventaja de 58-43 con 14 minutos por jugar. Pero la cría boricua salió a flote y tripletas de Orlando Santiago fueron claves en el avance de 32-12 que le dio el triunfo a los puertorriqueños 75-70, para asegurar una medalla por primera vez en la historia de algún Mundial de Baloncesto.

Con al menos la medalla de plata asegurada, y con marca inmaculada de 7-0, Puerto Rico se enfrentó al local Australia en la lucha por el título mundial de la categoría.

Los jóvenes lo intentaron, pero se quedaron cortos en su intención al caer 88-79 ante los locales. Orlando Santiago fue el mejor por los boricuas con 20 puntos, mientras que Padilla y Daniel Santiago aportaron 13 cada uno.

De esta manera Puerto Rico conseguía lo que ha sido hasta el momento la única medalla a nivel mundial que un equipo boricua se ha colgado al cuello.

No podemos olvidar la medalla de oro de los Juegos de la Buena Voluntad, San Petersburgo 1994, que tenía entre sus participantes a Italia, Rusia, Estados Unidos, Croacia, Brasil, China y Argentina. Pero ese torneo era mas bien un invitacional, aunque esa gesta dorada, está entre los recuerdos mas importantes en la historia de nuestro baloncesto.

Pero la plata a nivel mundial en un torneo avalado por la FIBA, es un logro que a nivel adulto todavía no hemos conseguido.

Fuera de la medalla de oro de San Petersburgo 1994, y la plata del Sub 22 en 1997, lo mejor que ha hecho Puerto Rico en un torneo que tenga países de todas partes del mundo, son los cuartos lugares del Mundial 1990 y las Olimpiadas de 1964.

El resto de la escuadra medalla de plata del Sub 22 estuvo compuesta por Roberto “Bobby Joe” Hatton, Rolando Hourruitiner, Carlos Vásquez, Fernando Ortiz, Rafael Martínez y Ángel Paniagua.

Queda a juicio individual considerar si esta ha sido la mejor actuación boricua a nivel mundial en la historia.

“Es emocionante que esta Isla tan pequeña haya demostrado ser tan grande como otras naciones del mundo”, dijo Hourruitiner, en aquel entonces el capitán del seleccionado, a su llegada al país tres días después del juego final.

Pero lo que no queda duda, es que hace diez años, Puerto Rico estuvo en el tope del Baloncesto Mundial.

¿Usted que cree?

El incrédulo de Cardona le debe una disculpa al baloncesto

agosto 1, 2007

hector-cardona.jpg

En el futuro, Héctor Cardona debe pensar primero lo que dice antes de opinar sobre las selecciones nacionales de baloncesto.

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local

La siguiente frase nunca se me va a olvidar:

“En el baloncesto se debe conformar un equipo que represente verdaderamente a Puerto Rico….yo personalmente no me siento bien”, dijo el presidente del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) Héctor Cardona al diario Primera Hora el pasado mes de junio.            

Y claro que no se me olvida porque se ha repetido en varias ocasiones.            

En un reportaje de El Nuevo Día, publicado el lunes 26 de julio de 1999 en la página 114, el presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPR), Héctor “Hetin” Reyes anunciaba que la escuadra que nos iba a representar en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999 sufriría varios cambios tras los retiros de José “Piculín” Ortiz, Jerome Mincy y James Carter, junto a la baja por lesión de Eddie Casiano.           

Reyes dijo en aquel entonces: “Ahora tengo que bregar con toda la logística de pasajes y con la aceptación de este equipo por el Comité Olímpico”. De acuerdo al periodista que escribió esta nota, Víctor Pillot Ortiz, la cita de Reyes se debió a “la renuencia de Héctor Cardona de avalar un equipo de baloncesto que no tenga los principales jugadores del país”.            

Más adelante en su reportaje, Pillot Ortiz añadió “está por verse si el presidente del Comité Olímpico, Héctor Cardona, avalará el nuevo combinado. En los pasados días, el líder del Copur ha amenazado con no avalar la delegación de baloncesto si no lleva un equipo conformado con las principales figuras del país”.            

Eso fue días antes de Winnipeg 1999. En esos juegos Panamericanos, la selección nacional derrotó a Argentina, Uruguay y el local Canadá para terminar invicto la primera ronda. En semifinales perdimos ante el eventual campeón Brasil, y en la lucha por el bronce volvimos a derrotar a los gauchos.            

En resumen, un record de 4-1 junto a una medalla de bronce, que el supuesto “líder olímpico” que tenemos desconfiaba se iba a conseguir.            

Pero esto no queda ahí.           

Una vez adjudicada la presea de bronce a ese equipo, el hipócrita de Cardona dijo lo siguiente: “esta medalla vale por 12. El trabajo de estos jóvenes y de la dirección, con su sicología, es un evento especial. Desde que me entregaron el listado de los 12 jugadores, yo sabia que había la calidad”. Esa fue la expresión dada por Cardona a El Nuevo Día el lunes 9 de agosto de 1999.            

Lo más que me llama la atención es la frasecita “yo sabia que había la calidad”.

A la verdad que hay que ser bien cara de lechuga, por no decir otra cosa. Un día dice una cosa y cuando se ganan las medallas dice que el equipo siempre fue bueno.            

En el 2006 se repitió la historia antes de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Cartagena, Colombia.             

Cardona expresó descontento con la selección enviada, y para la alegría de los que verdaderamente seguimos y sabemos de baloncesto, el joven quinteto se agenció la medalla de ORO, de manera INVICTA.            

Me imagino que en su conocimiento baloncelistico, Cardona vaticino dicho éxito.            

En el 2007, Cardona vuelve y abre su bocota y arremete en contra del equipo de baloncesto.            

Nuestro “líder olímpico” dijo que el equipo no era el mejor para representarnos y que otros equipos estaban mejor preparados. “Argentina, Brasil, Estados Unidos y Canadá llevan buenos equipos, y República Dominicana y Panamá siempre dan pelea”, dijo el presidente del Copur hace más de un mes.           

Pero nuevamente, una cepa de jugadores jóvenes demostraron que Cardona estaba equivocado otra vez, y el equipo conquistó la medalla de plata en los recién concluidos XV Juegos Panamericanos celebrados en la cuidad brasileña de Río de Janeiro. Este equipo solo estuvo junto tres días antes de empezar el torneo, y sus única derrota fue ante el campeón Brasil.           

Al momento no he escuchado expresiones de Cardona sobre la presea obtenida por nuestra escuadra nacional.       

Pero lo que sí pude observar fue que en el juego de la semifinal entre Argentina y Puerto Rico, una vez el triunfo en caja de seguridad, el hipócrita de Cardona saludó efusivamente al dirigente del seleccionado, Manolo Cintrón, celebrando el pase al juego por la medalla de oro.            

Este hombre a la verdad que no tiene moral ni dignidad.            

Yo me pregunto si esa presión que Cardona le puso al equipo de baloncesto antes de los juegos, se la va a poner a los 19 deportes que no trajeron medallas al país, entre ellos el atletismo, softball, voleibol, ecuestre, entre otros.            

De verdad no quisiera ver el periódico y leer que Cardona dijo que hay gran futuro en el baloncesto de Puerto Rico.            

Como publicamos aquí en Cancha Local el 29 de junio de 2007: “Espero que Cardona piense mejor lo que dice, porque si la selección que va a Río de Janeiro gana algún metal, no quisiera escucharlo decir que en Puerto Rico hay talento. No quisiera otro acto de hipocresía de su parte.”

Por favor Cardona, resérvese los comentarios con respecto al baloncesto. Se nota a leguas que no conoce NADA.

A la verdad que me dio mucha tristeza, pero a la misma vez alegría de escuchar el acertado comentario del boricua Carlos Morales en la transmisión del juego frente a Argentina.

Morales recalcó que en Puerto Rico algunos líderes del olímpismo no le daban oportunidad al equipo de baloncesto, pero los verdaderos CONOCEDORES sabían de la capacidad del conjunto.             

Da tristeza ese tipo de comentario por el hecho de que tal vez personas de otros países, o incluso puertorriqueños en el exterior, se enteraran del poco respaldo que se les da a nuestros atletas. Pero me hubiese gustado que Cardona lo escuchara para saber su reacción.           

Lo que debería hacer Cardona es darle una disculpa a la institución del equipo nacional de baloncesto, que tantas glorias le ha dado al país. No quiero escuchar frases tontas como “hay futuro”, “sabía que estos jóvenes iban a traer medallas”, entre otras.            

Cardona, toma un cursito de baloncesto internacional, y después opinas.

Espera, mejor no opines. Porque para líderes olímpicos como tu, no queremos tener enemigos.

En busca de revivir buenos tiempos la Selección Nacional

julio 29, 2007

rio-2007-732lmbarea.jpg

Puerto Rico, de la mano de su capitán José Juan Barea, intentará coronarse campeón en el baloncesto Panamericano.

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local

La selección adulta masculina de baloncesto buscará el domingo coronarse campeón de los XV Juegos Panamericanos cuando enfrente al local Brasil.           

La historia vuelve a estar presente en este juego y en el intento de Puerto Rico de conseguir un metal dorado a nivel panamericano, algo que no se logra desde 1995.            

La última vez que Puerto Rico se coronó como campeón de un torneo a nivel de América fue en el Pre-Olímpico de 1995 celebrado en Argentina. Para ese tiempo fue mucha la desconfianza con el equipo, ya que se envió una segunda escuadra por las suspensiones a jugadores estelares por los lamentables incidentes en los Panamericanos de Mar del Plata 1995.           

De los estelares solo estaban José “Piculín” Ortiz, Jerome Mincy y Ramón Rivas. El resto de la selección era de jugadores buenos en el BSN, pero descartes para el equipo grande.            

En ese Pre-Olímpico solo se otorgaron tres plazas para las Olimpíadas de Atlanta 1996, y países como el local Argentina, Brasil, Venezuela y Canadá lucían como los favoritos para ir a la cita olímpica.           

Incluso, Cuba y Republica Dominicana se pintaban como posibles contendores al terminar por encima de Puerto Rico en el Centrobasket de 1995.            

El equipo boricua se formó tres días antes de comenzar el torneo ya que en la Isla se debatía si se debía llevar a los jugadores que fueron suspendidos de la selección por sus actos en Mar del Plata.           

Con todos esos vientos huracanados, pocos se atrevieron a pronosticar el futuro del equipo en el torneo. Pero los incrédulos se quedaron con la boca abierta al ver como Puerto Rico llegaba y vencía en la final a Argentina para proclamarse campeón de América.            

Puerto Rico terminó  el torneo con record de 9-1, con su única derrota ante un aguerrido equipo argentino que ya daba indicios de que faltaba poco para que se convirtieran en una potencia mundial. Puerto Rico ganó la final 87-86 con canasto de Piculín Ortiz restando 15 segundos.            

Ahora, 12 años después, una nueva cepa de jugadores buscará darle al país una medalla de oro en un nivel en el cual solo hemos ido a una final en ese periodo de tiempo.            

Luego del oro del 1995, la selección nacional adulta se tuvo que conformar con la medalla de plata en el Pre-Mundial de 1997, un triste cuarto lugar en el Pre-Olímpico de 1999, otro cuarto puesto en el Pre-Mundial de 2001, bronce en el Pre-Olímpico de 2003, y un decepcionante séptimo lugar en el Pre-Mundial de 2005.            

A esto le podemos sumar las medallas de bronce de los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999 y Santo Domingo 2003.            

El oro, que tanto ha sido esquivo a nivel panamericano, está a la vuelta de la esquina. Y la gran oportunidad que tendrá Puerto Rico será el domingo cuando se mida a Brasil por el oro de Río 2007. En Cali 1971, cariocas y boricuas se enfrentaron por la gloria panamericana, resultando vencedores los sudamericanos.            

La nueva generación de jugadores, liderada por José Juan Barea, intentará repetir la gesta dorada de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2006 en Colombia, cuando en contra de todo pronostico ganaron oro.           

Igual que pasó en Argentina 1995 y Colombia 2006, antes de ir para Río varios líderes olímpicos devaluaron la selección entiendo que no tenían la calidad de ganar un metal. En las dos anteriores ganaron el oro, y en Río está a ley de una para otro tapaboca.            

Como si fuera un déjà-vu, Puerto Rico se mide a un equipo sudamericano en su casa, por la medalla de oro de un torneo continental, con una derrota ante el local, y con la oportunidad de vengar el revés en el juego final.            

¿Se repetirá lo de Argentina 1995 en Río 2007?   

Esperemos que sí, para que el baloncesto siga resurgiendo, y para que otra vez, una nueva cepa de jugadores le de un tapaboca a los Cardonas de la vida.

Llega la hora cero para Argentina y Brasil

julio 15, 2007

robinho-foto-ap.jpg

Robinho (11) de Brasil celebra uno de los seis goles que ha anotado en la Copa América. La verdeamarela se medirá ante Argentina por el título de la Copa. (foto: AP)

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local

Siempre que se habla de clásicos en el fútbol, los enfrentamientos entre Argentina y Brasil son de los más mencionados y esperados.            

Los amantes del buen fútbol se encuentran de pláceme contando las horas que faltan para que la albiceleste se mida a la verdeamarela por el titulo de la Copa América cuya edición 2007 se celebra en Venezuela.            

Brasil comenzó con un revés el torneo, poniendo en duda si podían llegar a esta etapa para defender el campeonato. Pero desde entonces lucen imbatibles, en especial gracias al juego del estelar Robinho, quien ha anotado seis de la docena de goles de los cariocas.               

Aun sin sus estelares Ronaldinho, Kaká, Ronaldo y Adriano, Brasil no ha perdido su magia como potencia del fútbol, y se encuentra a 90 minutos de repetir el campeonato que ganaron en el 2004, precisamente ante Argentina.            

Por su parte los gauchos no han decepcionado en su papel de favorito al llegar a la final invictos sin empates. A pesar de la baja por lesión de Hernán Crespo, la albiceleste se ha mantenido en el tope su juego gracias a la rapidez y juventud de Carlos Tévez, Lionel Messi y a la veteranía de Juan Román Riquelme, Gabriel Heinze, entre otros.            

Y no solo los expertos colocan a Argentina de favorita para la final del domingo. Su rival así también lo reconoce.  

“Argentina es la favorita, pero Brasil va a jugar con la humildad de su fútbol. Tenemos que estar preparados por lo difícil del encuentro”, expresó el técnico brasileño Carlos Dunga de acuerdo a un escrito de espndeportes.com.            

Otro que opina de la misma manera es el medio campista del Real Madrid, Julio Baptista. “Por tener una plantilla que juega más tiempo juntos, que tienen mucha experiencia con tres, cuatro, cinco años juntos, es normal que tengan el favoritismo”, dijo Baptista.            

Argentina, por su parte, no hace mucho caso en cuanto a su favoritismo y solo piensa en la final, que de ganarla le daría la decimoquinta corona, que los convertiría en los máximos ganadores de esta justa.            

Aunque puede darse el milagro de que Crespo juegue, el técnico Alfio Basile confirmó los titulares para el juego de campeonato.            

“Crespo está para jugar. Hoy vamos a probarlo nuevamente. Ayer hizo una práctica liviana. De simbólico nada, Crespo está en el banco y puede entrar”, dijo Basile cuando los periodistas le preguntaron sobre la disponibilidad del delantero.           

Basile anunció que iniciará con Roberto Abondanzieri en la portería, con las defensas Javier Zanetti, Roberto Ayala, Gabriel Milito y Heinze, los medios Javier Mascherano, Juan Sebastián Verón, Esteban Cambiasso, y los delanteros Riquelme; Messi y Tévez.           

Por acumulación de tarjetas, el medio Gilberto Silva no podrá ver acción por Brasil en la final, lo que deja la alineación de los cariocas (de no haber cambios) de esta manera: Doni estará en la portería; Maicon, Alex, Juan y Gilberto serán las defensas; Mineiro, Josué, Elano (por Silva) y Baptista estarán en el medio; Vágner Love y Robinho fungirán como  delanteros.  

Brasil se encuentra en su quinta final de las ultimas seis ediciones. Buscarán el doble campeonato, tal y como lo hicieron en el 1997 y 1999. Por su parte Argentina busca su primera corona desde 1993.

La misión: ganar por tres o más

julio 14, 2007

luis-damian-morales-foto-fibacom.jpg

Puerto Rico se ve obligado a vencer a Argentina si quiere pasar a la segunda ronda del Mundial Juvenil. En la foto, Luis Damián Morales ejecuta un tiro ante la defensa española. (foto: fiba.com)

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local

 Gracias a la victoria de España sobre Argentina, Puerto Rico se mantiene con vida a pesar de haber fracasado en su primeros dos partidos del Mundial Juvenil de Baloncesto.           

Ahora, les toca a los boricuas hacer de su parte si quieren pasar a la segunda ronda del torneo.            

La consigna es una sola: ganar por tres puntos o más a Argentina, si Corea del Sur pierde. Un triunfo por uno o dos tantos, no sería suficiente. Si Puerto Rico vence a Argentina, tanto boricuas, gauchos y Corea del Sur (si pierde ante España) terminarían la primera ronda cono marca de 1-2. España finalizaría primero con 3-0, entonces se tendría que ir al “goal average” para determinar quien se eliminaría entre Puerto Rico, Argentina y Corea del Sur. Hay que recordar, que los mejores tres de cada grupo adelantan de fase. Veamos los distintos escenarios:             

Si Puerto Rico gana por uno o dos puntos– adiós boricuas!! Como Argentina le ganó a Corea del Sur por seis tantos, de perder por lo menos por dos tantos ante los boricuas, el “goal average” de los gauchos sería de un +4. Los coreanos tendrían un -2 (le ganaron a los puertorriqueños por cuatro y perdieron por seis ante los argentinos) y Puerto Rico -2. Aunque boricuas y coreanos tengan la misma puntuación de -2, los coreanos aseguran su pase a la siguiente ronda ya que vencieron en su juego particular a Puerto Rico.            

Si Puerto Rico gana por tres o cuatro puntos- hasta luego Corea. Argentina terminaría segundo en el grupo con un +2 (si Puerto Rico gana por cuatro) o con +3 (si pierden por tres ante los boricuas). Puerto Rico finalizaría tercero (ya sea con -1 o con un goal average de 0), mientras que Corea se despediría con un -2.  

Si Puerto Rico gana de cinco a ocho puntos- tanto boricuas como gauchos clasifican a la segunda ronda y los asiáticos quedarían fuera. Lo que varia, es que de Puerto Rico ganar por esta diferencia, los boricuas terminarían segundos en el Grupo y Argentina tercera. De Puerto Rico ganar por exactamente ocho tantos, gauchos y coreanos terminarían con un -2, pero como los argentinos ganaron el juego entre sí, el pase sería para los sudamericanos.              

Si Puerto Rico gana por nueve o mas- fuera Argentina. De ocurrir este escenario, Puerto Rico tendría un “goal average” de +5, Corea del Sur de -2 y Argentina de -3.             

Todos estos escenarios se pueden evitar si Corea del Sur da la sorpresa y le gana a España. De ocurrir eso, el “goal average” pasa a un lado, y el ganador entre Argentina y Puerto Rico (sin importar por cuanto sea) clasifica sin problemas.            

Lo ideal para los puertorriqueños es ganar por tres a ocho tantos, ya que convendría más que Argentina pase a la segunda ronda que los propios coreanos.  

Bajo el formato que se juega este torneo, los equipos que pasen a la segunda ronda, arrastran la marca que hayan acumulado a la siguiente fase. Pero esa marca solo cuenta los resultados de los equipos que clasifiquen, o sea, si Puerto Rico le gana a Argentina por tres a ocho puntos, los boricuas pasarían a la segunda ronda con marca de 1-1. De ganar por más de nueve, coreanos y boricuas pasan de fase, pero el record de los isleños sería de 0-2.  

Si Puerto Rico pierde o gana por uno o por dos, hasta ahí llega. El partido entre Argentina y Puerto Rico será a las 2:30 de la tarde del sábado, hora boricua. A ese mismo horario se verán las caras España y Corea del Sur.

Tierra de nadie la Nacional

julio 12, 2007

brewers.jpg

Los Cerveceros, con marca de 49-39, tienen el mejor record de la Nacional.

Por ESTEBAN J. PAGÁN RIVERA, Cancha Local 

Esta noche comienza la segunda mitad de las Grandes Ligas, y ya dije quien, a mi juicio, jugará en octubre en la postemporada de la Americana.  Ahora le toca a sus “hijos”, o “bisnietos” (dado los resultados de los últimos Juegos de Estrellas), la Liga Nacional.  Ahora mismo hay nueve equipos a menos de cinco partidos de una posición en la postemporada, por lo que será una segunda mitad con mucho partido importante.  A continuación, mi análisis de cada división. 

La División del Este de la Liga Nacional presenta unos Mets de Nueva York que le han dado vida a otros equipos inconsistentes, al ellos mismos no presentar la consistencia necesaria que ya les hubiera dado el título de división. 

Los Mets entran a la segunda mitad con marca de 48-39, solamente dos juegos por encima de los Bravos de Atlanta y 4.5 sobre los Phillies de Philadelphia.  De los cinco equipos de la división, solamente los sotaneros Nacionales de Washington han ganado dos juegos corridos entrando a la segunda mitad. Nueva York acumula marca de 2-6 en los últimos ocho partidos, y hubo un tramo en el que se fueron con marca de 4-14 la primera parte de mayo. 

Gracias a esos días de pésimo juego por parte de los Mets, equipos como los Bravos y Phillies mantienen vivas sus esperanzas de ganar la división.   El principal problema de los Mets es su ofensiva.  Solamente un jugador del cuadro regular batea sobre .300, y ese es José Reyes con .307.  Carlos Delgado ha tenido una mala primera mitad, con promedio de .242, y Carlos Beltrán acumula .264.  Es de suma importancia que ambos peloteros empiecen a hacer más contacto a la bola, ya que ellos son la maquinaria de los Mets. 

Los Bravos tienen tremendo caso para poder ganar la División.  Han ganado sus tres series contra los Mets, acumulando marca de 6-3 contra el líder de división.  De hecho, tienen marca ganadora contra toda la división, excepto contra los Marlins de Florida, contra quienes tienen record de 5-7.   Atlanta tiene nueve juegos más contra lo Mets, lo que puede ser tremenda ventaja para los Bravos.  Para alivio de los Mets, el último partido contra Atlanta será el 12 de septiembre, así que no se tienen que preocupar por decidir la división en una última serie. 

Los Mets tienen que ponerse a ganar partidos más consistentemente.  Mientras no lo hagan, los Bravos seguirán rondando, y esos nueve partidos entre ellos serán cruciales.  Hasta que Nueva York no demuestre ese nivel que los llevó la Serie de Campeonato el año pasado, me tengo que ir con Atlanta para sobrepasarlos. 

La División Central de la Liga Nacional es tierra de nadie.  Parece que nadie la quiere ganar.  Los Cerveceros de Milwaukee, de todos los equipos, se han adelantado al bonche de equipos que no están cumpliendo con sus expectativas, como los campeones Cardenales de St. Louis o los Astros de Houston, las novenas que tradicionalmente se pelean el banderín de la división. 

Milwaukee acumula marca de 49-39, con ventaja de 4.5 sobre los Cachorros de Chicago y 7.5 sobre los Cardenales.  Los Astros, quienes apenas dos años estaban en la Serie Mundial, están a 10.5.  Es la primera vez que los Cerveceros entran al descanso del Juego de Estrellas liderando una división desde 1982, cuando estaban al frente en la División del Este de la Americana por puntos porcentuales. 

Sin embargo, entran a la segunda mitad perdiendo seis de los últimos ocho, incluyendo tres partidos en Pittsburgh.  Esto le ha dado un segundo aire a los Cachorros, quienes terminaron la primera mitad ganando 12 de 16 partidos, y de repente, se ven con opciones para ganar la Central. 

Alfonso Soriano está produciendo y Derrek Lee está saludable.  Carlos Zambrano luce imparable, y Jason Marquis y Ted Lilly están teniendo buenas temporadas.  Son un grupo de jugadores veteranos que han estado en competencia antes, contrario a los Cerveceros.  Aunque poseen marca ganadora contra Milwaukee, 7-5, solamente se verán las caras tres partidos más, a finales de agosto. 

Los campeones Cardenales están en 40-45.  Las buenas noticias es que tienen un record ganador en los últimos 20, 11-9.  Pero la discusión entre Albert Pujols y su dirigente Tony La Russa en el Juego de Estrellas deja ver la frustración del jugador franquicia de los Cardenales, y si Pujols no está feliz, el equipo tampoco puede estarlo.  Se les está haciendo tarde rápido, y no los veo teniendo chance para defender el título en octubre. 

En esta división, en la cual todavía no surge un claro favorito, me tengo que ir con el grupo de jugadores con experiencia y que actualmente juega el mejor béisbol de la división: los Cachorros de Chicago.  ¡Sí, eso es así, los Cachorros vuelven a jugar en octubre! 

La División del Oeste de la Liga Nacional es la más competitiva de todas las mayores, con cuatro equipos divididos por 5.5 juegos.  Los Padres de San Diego, con marca de 49-38, tienen un juego de ventaja sobre los Dodgers de Los Ángeles, 3.5 sobre los Diamondbacks de Arizona y 5.5 sobre los Rockies de Colorado.  

 Luego de ganar cuatro partidos corridos para finalizar el mes de mayo, los líderes de la división entran a la segunda mitad con marca de 3-5 en julio.  Y como si fuera poco, sus competidores más cercanos, los Dodgers, tienen marca de 4-6 en los últimos diez.   Hablando de equipos que no quieren la división y de pésimo juego, los Diamondbacks de Arizona tienen marca de 2-8 en los últimos diez, para terminar la primera mitad en marca de 47-43, luego de estar 12 juegos sobre .500 el 24 de junio. 

¿Qué más se puede decir de una división en la que el equipo que más prensa atrae es el que está en el sótano (los Gigantes de Barry Bonds)?  Bueno, si miramos los enfrentamientos entre San Diego y Los Ángeles, los Padres lideran la serie 7-5, y han ganado cinco de los últimos seis.  Los Dodgers no pueden depender solamente de Brad Penny, quien ha tenido una campaña de ensueño, con marca de 10-1 y 2.39 de ERA.  Por eso es que habían firmado a Jason Schmidt, pero lamentablemente, el último se perderá el resto de la temporada.   Derek Lowe está haciendo un buen trabajo con marca de 8-8 y 3.12 de ERA, pero no va a ser suficiente.  No pueden seguir ganado uno y perdiendo otro si quieren llegar a la postemporada, y Penny no puede lanzar tres veces a la semana.  

Los Padres tienen problemas con la ofensiva.  Su promedio colectivo es de .242, número 29 de las Mayores.  Para asegurar la división, seguirán que tener contando de su excelente rotación de lanzadores en la que se encuentran los dos Todos Estrellas Jake Peavy y Chris Young, complementados por los veteranos Greg Maddux y David Wells.  El bateo pronto volverá a emerger, y eso los catapultará al título de división. 

El comodín de la Liga Nacional es de las decisiones más fáciles que tengo que hacer.  Mientras escribo estas líneas, los Dodgers tienen el “wildcard” con ventaja de dos juegos sobre Atlanta, 2.5 sobre Arizona, cuatro sobre Chicago, y 4.5 sobre Philadelphia y Colorado. 

Ya dije que los Bravos le ganarán la división a los Mets, por lo que dejará a la tropa de Willie Randolph buscando el comodín.  No veo la manera que los Mets se pierdan de la postemporada.  El cuerpo monticular de los Dodgers no aguantará presión.  Por otro lado, también señalé que los Cachorros le ganarán la división a los Cerveceros, lo que significa que Milwaukee se perderá la postemporada, aunque su fanaticada no se lo merezca.  Así las cosas, el comodín saldrá del Este.