Pudge no se quita…¿será el mejor al final?

pudge-ap.jpg

Iván Rodríguez saluda al cielo luego de conectar ayer un cuadrangular (foto The Associated Press).

Por ESTEBAN J. PAGÁN RIVERA, Cancha Local 

Por más que muchos dijeron que Iván Rodríguez está en el descenso de su carrera, el boricua sigue haciendo noticias.  Yo era uno que no esperaba mucho de “Pudge” esta temporada, pero sigue haciendo de las suyas. 

Recuerdo cuando fue acusado por José Canseco de uso de esteroides, pero no muchos hicieron caso.  No obstante, cuando las Grandes Ligas decidieron ponerse serios con el uso de las sustancias, Iván llegó al Clasico Mundial del 2006 con un peso mucho más bajo de lo habitual.  Muchos se sospecharon lo peor. 

Pero el receptor natural de Vega Baja ha probado mal los críticos.  Rodríguez fue la primera gran firma de los Tigers luego de aquella temporada fatídica de 119 derrotas, y no faltaron las críticas a “Pudge”, quien dejó a los campeones Marlins por el peor equipo de las Mayores.  Pero hizo su trabajo, y el año pasado llevó a los Tigers y a su joven cuerpo monticular a la Serie Mundial. 

Hace varios días fue el receptor del juego sin imparables de Justin Verlander, y ayer hizo titulares de nuevo con un partido en el que conectó cinco imparable y empujó cinco carreras, incluyendo un cuadrangular de tres carreras.   Entonces viene la pregunta, ¿de verdad estamos presenciando al mejor receptor de todos los tiempos?  Me he dado a la tarea de buscar los otros grandes receptores de todos los tiempos, y hacer una comparación.  Estos son Mickey Cochrane, Yogi Berra y Johnny Bench. 

Mickey Cochrane fue receptor desde 1925 a 1937 con los Athletics de Philadelphia y los Tigers de Detroit.  Tiene el promedio más alto de bateo en la historia para un receptor con .320.  Ganó dos Series Mundiales con Philadelphia, y luego fue vendido a los Tigers donde fungió como dirigente-receptor.  Ganó dos Jugadores Más Valiosos de la Liga Americana en 1928 y 1934.  Entre sus estadísticas más impresionantes, se encuentra el hecho de bateó más de .300 en nueve temporadas.  Sólo jugó 13 temporadas, ya que en el 1937 recibió un pelotazo en la cabeza que no le permitió volver a jugar. 

Uno que no necesita mucha introducción es Yogi Berra.  Sus diez series mundiales ganadas con los Yankees de Nueva York hablan por sí solas.  Jugó de 1946 a 1965, promediando .285 con 358 cuadrangulares y 1430 carreras empujadas.  Fue jugador más valioso de la Liga Americana tres veces (1951, 1954 y 1955), gesta solamente realizada por Jimmie Fox, Joe DiMaggio y Mickey Mantle.  En 1999, nombrado al All Century Team de las Grandes Ligas.  Sin embargo, no ganó un guante de oro, los cuales se empezaron a otorgar a partir de 1957.  Nota curiosa, porque en 1958 fue uno de cuatro receptores en la historia que han tenido una efectividad de 1.000 en el plato. 

Entonces, tenemos al receptor con quien más se ha comparado Rodríguez: Johnny Bench.  El receptor de la “Big Red Machine” de Cincinnati jugó 17 temporadas, de 1967 a 1983 con los Reds.  Acumuló un promedio de .267 de por vida, 389 cuadrangulares y 1376 carreras impulsadas.  Fue dos veces jugador Mas Valioso de la Liga Nacional, en 1970 y 1972.  Dos veces lideró la liga en cuadrangulares  y tres en carreras impulsadas (1970: 45 HR, 145 RBI; 1972: 40 HR y 125 RBI y 1974: 129 RBI).  Ganó dos Series Mundiales, y el número más impresionante, diez guantes de oro. 

Iván Rodríguez tiene la ventaja de que sigue activo.  Completado el partido de ayer, estas son sus estadísticas de por vida: .304 de promedio, 284 cuadrangulares y 1158 carreras empujadas.  A sus 35 años, mantiene esta temporada un promedio de .300, si logra mantenerse sobre esa marca, sería su oncena temporada bateando sobre ese número.  En su colección de trofeos, tiene 12 guantes oro, la mayor cantidad en la historia para un receptor.  En el 1999 ganó el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana, y en el 2003 ganó su primera y única Serie Mundial con los Marlins de Florida.  En esa postemporada, fue nombrado Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. 

Ahora viene la comparación.  De los receptores mencionados, los únicos dos que promedian de por vida más de .300 son Cochrane y Rodríguez.  Para la era de Cochrane todavía no existían los guantes de oro, así que esa categoría no es posible de comparar.  Cochrane, en su carrera, conectó 320 cuadrangulares, número que es alcanzable todavía para “Pudge”.  Pero recordemos que Cochrane solo jugó 13 temporadas, por lo que si comparamos también con Berra y Bench, Iván no tiene el poder que tenían esos astros, aunque sí mayor promedio. 

Berra era una máquina en el plato, un fenómeno en tiempos que un receptor no era reconocido por la ofensiva.  Diez Series Mundiales ganadas es un número impresionante, pero recordemos en qué equipo era que jugaba, los Yankees liderados por Mickey Mantle que hasta ahora son el único equipo en la historia que han ganado cinco Series Mundiales corridas. 

Rodríguez rara vez ha tenido la suerte de jugar en equipos contendores.  Su campeonato con los Marlins vino con un equipo del cual nadie esperaba mucho y entraron a la postemporada como un “wildcard”.  Jugó varios años con unos Rangers que ganaban su división, pero no pasaban de la Serie Divisional. 

Entonces, Bench era el dueño y señor de los guantes de oro, antes que Iván le rompiera el record.  Así las cosas, Iván lo domina en esa categoría, al igual que en promedio de por vida.  Pero al igual que Berra, jugaba en un equipo lleno de estrellas que ganó ocho veces la Liga Nacional y dos Series Mundiales. 

Al final, vemos que muy bien Iván Rodríguez puede ser el mejor receptor defensivo de todos los tiempos.  Sus 12 guantes de oro así lo dicen.  Pero para proclamarse el mejor receptor de todos los tiempos, en mi opinión, estos últimos años de su carrera serán claves.  Otro viaje a la Serie Mundial este año lo ayudaría mucho, y también poder jugar la temporada libre de lesiones graves.  Si al final de sus días de juegos logra mantener ese promedio de .300, eso ayudaría si caso.  También debe pasar los 300 cuadrangulares. 

Pero nombres legendarios como el de Bench y Berra son difíciles de sobrepasar.  Y más todavía con la nube de los esteroides rondando esta era del béisbol.  A pesar de, como puertorriqueño que he presenciado todos los logros de Iván, deseo que termine su carrera exitosamente, y sea recordado como uno de los receptores más completos en la historia del béisbol.

Explore posts in the same categories: Análisis, MLB

2 comentarios en “Pudge no se quita…¿será el mejor al final?”

  1. Luis Julio Says:

    Definitivamente Ivan Rodriguez es el mejor receptor que ha existido en las Grandes Ligas. No hay ninguna duda sobre eso.

  2. Esteban Says:

    Esperemos que todos compartan ese parecer cuando cuelgue los guantes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: