Caso de Jorge Bryan Díaz

La sombra de la relación política con los Estados Unidos nos persigue en el deporte.

Por MARCOS MEJÍAS ORTIZ, Cancha Local 

Aunque Puerto Rico cuenta con una soberanía deportiva, el hecho de que políticamente hablando ese poder soberano no exista, no para de afectar al deporte boricua. 

Este es el caso del joven canastero Jorge Bryan Díaz, hijo de una puertorriqueña, nacida en Nueva York, quien intenta representar a la Isla internacionalmente en el deporte del balón y aro. 

Díaz, de 17 años y 6’11” de estatura, nació en los Estados Unidos, hijo de un ecuatoriano y una boricua. Junto a su madre, vino a Puerto Rico a la edad de cuatro años y desde entonces ha establecido residencia en la Isla. Su desarrollo baloncelistico se ha dado en su totalidad en Puerto Rico, pero muy bien la Isla nunca pueda sacar provecho de ese desarrollo en los programas de las selecciones nacionales juveniles ni adultas.

Hasta el año 2001, nietos de puertorriqueños eran elegibles para jugar por Puerto Rico en competencias internacionales avaladas por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA).

Desde el Mundial del 2002, para representar a Puerto Rico, el atleta debe de haber nacido en la Isla o ser hijo de un (a) puertorriqueño(a) nacido (a) en la Isla. En otras palabras, se requiere ser boricua de primera o segunda generación para jugar en selecciones nacionales.

Un ejemplo de esto es el centro del equipo nacional Daniel Santiago. El pívot nació en los Estados Unidos, pero su abuelo era puertorriqueño, lo que permitió la elegibilidad del jugador para representar a Puerto Rico. Como la FIBA determinó que la regla no era retroactiva a ninguna fecha, Santiago podrá jugar por la Isla hasta que se retire como jugador.

Otro punto de la reglamentación indica que Puerto Rico puede nacionalizar, cada cuatro años, a cualquier jugador no importa el país, siempre y cuando no sea de Estados Unidos. Según FIBA, por los puertorriqueños ser ciudadanos estadounidenses, esto impide que podamos “nacionalizar” a un norteamericano nacido en la tierra de Tío Sam ya que compartimos la misma ciudadanía.

Ahora, un puertorriqueño, sin problema alguno, sí puede jugar por Estados Unidos si así lo decidiera.  ¿Qué qué? ¡Sí, así mismo!

El caso de Jorge Bryan Díaz no es el primero desde que se impuso esta regla de elegibilidad por la FIBA. Al centro de los Leones de Ponce, Jeffrey Aubry, nieto de puertorriqueños, no se le permitió representar a Puerto Rico en el Mundial del 2002, ya no cumplía con las nuevas reglas. Aubry fue considerado para jugar con la selección en los Panamericanos del 1999, pero no fue incluido y hoy día la selección resiente el no haberlo llevado a esa competencia. 

Puerto Rico no quiere que el caso de Aubry se repita con Bryan Díaz. 

Lo curioso de esto, es que si así lo decidiera, Bryan Díaz pudiera representar a los Estados Unidos, a pesar de que su desarrollo fue totalmente en Puerto Rico. 

El caso es sencillo, al Puerto Rico ser territorio de Estados Unidos, nuestra ciudadanía es la estadounidense, mejor conocida como la americana. En el baloncesto, si se es nacido en Puerto Rico, por ende se es ciudadano americano y se puede representar a los Estados Unidos sin ningún problema. Por el contrario, si se es nacido en Estados Unidos, y si se es boricua de tercera generación, el atleta estará imposibilitado de jugar por la Isla. 

¿Es justo? Claro que no, pero es la regla que existe. 

Bryan Díaz tiene las puertas abiertas para ser parte de los programas nacionales de Estados Unidos si así él lo quisiera, pero si deseara jugar por Puerto Rico, tal vez ese sueño nunca se cumpla. 

Durante esta semana,  la FIBA rechazó el pedido de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPR) para permitir la elegibilidad de Bryan Díaz con la selección juvenil que jugará el Mundial de la categoría el próximo mes de julio en Serbia. 

Héctor “Hetín” Reyes y Rubén Nigaglioni, presidente y vicepresidente de la FBPR, respectivamente, viajarán a las oficinas centrales de la FIBA en Ginebra, Suiza donde defenderán la apelación de la negativa de la FIBA  a permitir a Bryan Díaz jugar por la Isla. La vista está fijada para el 27 de junio. El Mundial Sub 19 comienza el 12 de julio y el primer rival de los boricuas será España. 

Para los efectos de la FIBA, Bryan Díaz es sólo ciudadano americano y sólo podrá jugar por Estados Unidos. La FBPR abogará que el caso del juvenil es uno especial, ya que su desarrollo en el baloncesto ha sido en Puerto Rico. 

Aunque para nosotros, que seguimos el deporte sin importar colores políticos, pensamos, definitivamente, que el estado político y la relación de Puerto Rico con Estados Unidos han perjudicado, en cierta medida, el como conformar las selecciones nacionales ya que reduce el número de jugadores que puedan representar a la Isla.            

El caso de Jorge Bryan Díaz es sólo uno, que tal vez podamos ver repetido en futuras ocasiones. Esperemos que no.

Explore posts in the same categories: Análisis, Baloncesto Mundial, Baloncesto Nacional Puerto Rico, Editorial

One Comment en “Caso de Jorge Bryan Díaz”

  1. edgardo Says:

    Me gustaria saber si Carmelo Anthony puede jugar con la seleccion nacional de Puerto Rico, y si JR smith de dever es de ascendencia boruricua.

    espero su contestacion


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: