“Sin ganas” Michigan en el Rose Bowl

getty-images_harry-how.jpg

John David Booty y los Trojans de USC se llevaron el Rose Bowl. (Getty Images)

Por ESTEBAN PAGÁN RIVERA, Cancha Local

Como pasa año tras año, las selecciones de los equipos participantes en el Bowl Championship Series (BCS) de la NCAA causó controversia.  La más debatida fue la selección de los Gators de la Universidad de Florida sobre los Wolverines de la Universidad de Michigan en el juego de campeonato nacional contra los Buck Eyes de Ohio State.  

Los expertos que aseguraban que Michigan era merecedor de un lugar en el juego de campeonato tenían un buen punto, ya que los Wolverines acumularon marca de 11-1 en la temporada regular, su única derrota en el último juego de la temporada cuando visitaron a Ohio State. 

Sin embargo, muchas personas pensaron que no era justo que Ohio State tuviese que jugar una vez más contra Michigan por el título nacional.  Además, la realidad era que Florida tuvo una excelente temporada, acumulando marca de 12-1, lo que les mereció ser la pareja de Ohio State en el BCS National Championship Game el 8 de enero en Arizona. 

Los Wolverines fueron delegados a un lugar en el Rose Bowl, donde se vieron las caras con los Trojans de la Universidad de Southern California (USC) ayer lunes por la noche.  Aunque el partido no era por el título nacional, el Rose Bowl es considerado uno de los eventos más importantes en el deporte estadounidense.  Se lleva celebrando desde 1902, y el estadio, también llamado Rose Bowl, es un monumento histórico nacional, con cabida para alrededor de 100,000 personas. 

Aunque no tenía el glamour del partido del año pasado, en el que la Universidad de Texas y USC se enfrentaron por el título nacional, esta edición del Rose Bowl prometía traer la misma emoción y calidad de juego como la de un partido por el campeonato, ya que ambos equipos lucharon hasta el final por el espacio en el partido titular. 

Michigan entró clasificado como el tercer mejor equipo, y USC como el octavo (ESPN/USA Today Poll).  Todos los llamados expertos apostaron a Michigan.  Pero desde la patada inicial, los Trojans fueron el equipo que lucieron con más intensidad.  Las defensas dominaron la primera mitad, y los equipos se fueron a los camerinos empatados 3-3.  USC logró un total de cinco “sacks”, y Michigan ninguno. 

Llegó la segunda mitad, y con ella el poderío de los Trojans.  El quarterback de USC, John David Booty, lució como Peyton Manning, tirando pases perfectos al eventual jugador más valioso de la ofensa, Dwayne Jarett. Booty terminó el juego de 45/22, 391 yardas, 4 “touchdowns” y ninguna intercepción.  Por su parte, Jarett acumuló 11 recepciones, 205 yardas y dos “touchdowns”.  El partido terminó con una victoria para USC, 32-18. 

Honestamente, Michigan parecía un equipo que no quería estar en el Rose Bowl.  Lo más probable, se merecían un lugar en Arizona, pero no lo fue.  Parece mentira que un equipo de tanta tradición haya hecho la representación que hizo ayer. 

Por su parte, los Trojans, como dijo su dirigente Pete Carroll, sabían que el Rose Bowl era su lugar.  Sus esperanzas de jugar en el juego titular se esfumaron cuando perdieron el último juego de la temporada contra la Universidad de California-Los Angeles (UCLA).  Debido a ese resultado, USC se preparó mentalmente para su participación en el Rose Bowl.   

Mientras escribo estas líneas, se está celebrando el Fiesta Bowl entre Boise State University y la Universidad de Oklahoma.  Hoy martes le toca a las universidades de Wake Forest y Louisville en el Orange Bowl, mientras que el miércoles se jugará el Sugar Bowl entre la Universidad de Notre Dame y LSU.   

Contrario al torneo de baloncesto de la NCAA, donde se juega un torneo de eliminación sencilla, mediante votaciones y una fórmula de computadora es que se escogen los dos equipos que disputarán el título.  Florida y Ohio State lo harán el lunes 8.  Los otros bowls mencionados, incluyendo el Rose Bowl, son entre los otros mejores equipos clasificados. 

Mientras se siga utilizando esta fórmula para determinar el campeón del fútbol colegial, los fanáticos no se librarán de situaciones como las de Michigan, en las que equipos juegan frustrados, pensando que se les debió haber dado una oportunidad por el campeonato. 

Explore posts in the same categories: NCAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: