Un Clásico para la historia

Por ESTEBAN PAGÁN RIVERA, Cancha Local

Mirando para atrás, en este año 2006 que acaba esta noche, sólo un evento deportivo se ha quedado en mi memoria todo el año, y lo más probable, por el resto de mi vida.   

Hablo del Clásico Mundial de Béisbol, que celebró dos rondas en el Estadio Hiram Bithorn de nuestra ciudad capital.  Del 7 al 15 de marzo, Puerto Rico se paralizó como nunca.    En la Isla sólo se hablaba de béisbol, y el Bithorn se vestía de gala todas las noches para recibir a los mejores peloteros del mundo.  Las gradas se llenaron a capacidad todos los juegos en que la novena puertorriqueña se tiraba al terreno. 

Por primera vez desde 1995, cuando Puerto Rico construyó su “Equipo de Ensueño” para la Serie del Caribe en San Juan, la fanaticada puertorriqueña pudo ver en un mismo uniforme a los mejores peloteros del patio: Iván Rodríguez, Carlos Beltrán, Bernie Williams, Javy López, Jose “Tony” Valentín y Javier Vázquez, entre otros. 

Tuve la dicha de trabajar en el Clásico como voluntario en el Centro de Prensa del evento.  No dudo en decir que ha sido de las experiencias más enriquecedoras de mi vida.  Desde el 7 al 15 de marzo, estuve día y noche trabajando de tú a tú con los mejores peloteros del mundo, con los organizadores de Major League Baseball, y con la prensa deportiva elite del mundo entero. 

No sólo eso, sino que presencie desde el mismo terreno de juego las increíbles hazañas del equipo de Puerto Rico: terminar invicto la primera ronda, propinándole el primer nocaut a Cuba en 23 años, y la victoria sobre nuestros eternos rivales de República Dominicana, cuando el equipo dominicano era el favorito.  ¿Verdad que fue el mejor sentimiento del mundo? 

Pero claro, está el otro lado de la moneda.  Estuve sentado, en el área designada para los fotógrafos al lado del “dugout” de Puerto Rico, el partido que los boricuas perdieron frente a Cuba.    

Fue un escenario de película.  Puerto Rico y Cuba se enfrentaban en partido de muerte súbita, el ganador avanzaba a las semifinales en San Diego, el perdedor, veía su participación en el Clásico acabada.  Para los boricuas, no había mejor situación, ya que la clasificación estaba en juego frente a un equipo que dominaron cómodamente varias noches atrás.   

Sin embargo, el resultado no nos favoreció.  Nunca olvidaré la parte baja de la séptima entrada, con la lluvia cayendo torrencialmente, y Carlos Beltrán bateando con el marcardor 4-3 e Iván Rodríguez en segunda base.  A pesar de la lluvia, ninguno de los 21,000 fanáticos se movía de sus butacas.  En mi mente, sabía que estaba viviendo un momento histórico en el deporte puertorriqueño. 

¡Hit!  Las gradas enloquecían, Iván daba la vuelta por tercera, y el tiro venía hacia “home”, y todos se esperaban lo peor.  Fuera en el plato, se acabó la entrada.  Como si les hubieran sacado el aire del estámago, Puerto Rico no se pudo levantar luego de esa entrada. 

Todavía no olvido el último out de la novena boricua.  Cuando Iván Rodríguez se ponchó mirando, en mi vida no había presenciado un silencio tan sepulcral como el que había en el Bithorn.  21,000 personas en “shock”, sin reconocer lo que acababa de suceder. 

El equipo cubano se lanzó al terreno a festejar, mientras todos miraban atónitos.  Sin embargo, como de un pájaro somos las dos alas, los puertorriqueños reconocieron la gesta de Cuba, y se les dio una muy recibida ovación.  Escribo estas líneas con la misma pasión que viví los días del Clásico Mundial de Béisbol.  Y no estuve sólo, porque el ambiente en el Bithorn esos días demostró que en Puerto Rico, el béisbol sigue siendo rey.  Por eso, no guardo mis reservas en decir que el Clásico fue el evento deportivo del 2006 en Puerto Rico. 

A continuación, comparto algunas fotos que tomé durantes mis días en el Clásico Mundial de Béisbol.  Que las disfruten.  ¡Feliz año nuevo!

img_1527.jpg

Joel Piñeiro firma autógrafos. bithorn2.jpgVista del Estadio Hiram Bithorn en el partido de Puerto Rico vs. Panamá img_1535.jpg Carlos Delgado observa la acción sentado junto al “dugout”.

img_1544.jpg

Los equipos de República Dominicana y Cuba previo a su encuentro en San Juan. clemente.jpg Yuliesky Gourriel observa en la pantalla un anuncio de Roberto Clemente. img_1537.jpgHasta el gobernador Aníbal Acevedo Vilá hizo acto de presencia. img_1548.jpgDavid Ortiz discute una apreciación del árbitro en el partido frente a Cuba.

img_1552.jpg

Celebración cubana. img_1596.jpg El equipo de Puerto Rico previo al último encuentro frente a Cuba. img_1607.jpg El equipo y la fanaticada boricua reciben a Carlos Delgado luego de su hit.img_1558.jpg De vuelta a la realidad…(Todas las fotos fueron tomadas por Esteban Pagán)

Explore posts in the same categories: Análisis, Béisbol Nacional Puerto Rico, Crónicas, Editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: