En el tope del mundo San Luis

celebration.jpg

Felicidades a todos los fanáticos de los Cardenales de San Luis por tan merecida victoria.  Los Cardenales siempre han estado entre la elite de las Grandes Ligas, pero finalmente logran ese anhelado campeonato, en su primer año jugando en el nuevo Busch Stadium.

            Después de 26 años de espera, pocos esperaban que los Cardenales terminaran ganando su último juego de la postemporada.  San Luis terminó la temporada con marca de 83-78, aguantando un milagroso empuje de última hora por parte de los Astros de Houston.  Irónicamente, San Luis ha tenido muchos años mejores que este, pero no corren la misma suerte en la postemporada.  Las 83 victorias son la menor cantidad de juegos ganados para un equipo ganador de la Serie Mundial en la larga historia de las Grandes Ligas.

            Este campeonato de los Cardenales demuestra que el campeón de la Serie Mundial no es necesariamente el mejor equipo, sino la novena que mejor esté jugando en el momento indicado.  Los Yankees y Mets dominaron la temporada de 162 juegos, pero ambos se quedaron cortos.  Y esa es la hermosura del béisbol: no se acaba hasta que se acaba, haciendo referencia a la cita del legendario Yogui Berra.

            Casos recientes como los “wildcards” ganadores de la Serie Mundial en este inicio de siglo, los Red Sox, Marlins y Angels, demuestran que los equipos con más ganas, y los más calientes que entren, son los que salen por la puerta ancha.

wainwright.jpg            En el caso de San Luis, entraron a la postemporada de milagro, pero un juego ganado en la carretera para empezar la postemporada puede hacer la diferencia.  Despacharon rápidamente a los Padres, y se toparon con los favoritos Mets.  San Luis usó su veteranía a su favor, y de la mano de una gran actuación de su nuevo cerrador Adam Wainwright, sorprendieron al mundo. 

            En el caso de la Serie Mundial, pues la serie dejó mucho de que desear.  Nada contra los Cardenales y su triunfo, pero los Tigres no fueron los mismos.  Parece que llegaron al gran escenario, y se volvieron mantequilla.  Error tras error.  Los lanzadores hicieron cinco de ellos.  Pero no se preocupen por los Tigres, su cuerpo de lanzadores es uno joven, ya estarán de vuelta.

            Gran victoria para la Liga Nacional, ya que estaban empezando a ser pateados a gusto por la Liga Americana.  Los Cardenales se unen a los Marlins y Diamondbacks como los únicos tres representantes de la Nacional que se proclaman campeones de la Serie Mundial en los últimos 10 años.    

             Por poco se me queda Yadier Molina.  Puerto Rico ha visto nacer una estrella en esta postemporada.  Luego de una temporada regular para olvidar, Yadier se creció cuando de verdad contaba.  Fue el segundo mejor bateador de los Cardenales en este clásico de octubre, con .412 de promedio.  Muy bien pudo haber sido ganador del Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, otorgado a David Eckstein.  Bravo Yadier, ahora puedes enseñar tu propia sortija a tus hermanos Bengie y José.   

Fotos: Morry Gash (The Associated Press)

Explore posts in the same categories: MLB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: